Tabasco y los libros digitales con acceso en un simple celular

Por Cinthia Herrera

Mientras en China más del 68% de la población rural de alta marginación ya accede a libros digitales, sustituyendo el uso de otros medios como la televisión que anteriormente era el medio de información y entretenimiento más utilizado por los campesinos, en Tabasco algunos sectores de COBATAB rechazan el uso de los libros de texto digitales, que irán sustituyendo el impreso. Parecería que queremos vivir en el retraso económico y tecnológico y en contra de las tendencias mundiales.

En la época en la que el cambio de los hábitos de lectura son una realidad, Tabasco debería sumarse a las mejoras en educación, máxime si estamos luchando por un cambio y buscando ofrecer a las nuevas generaciones el acceso a un mundo globalizado y buscamos proteger la ecología evitando la tala indiscriminada de árboles.

¿Qué sería de los jóvenes tabasqueños en una competencia académica internacional, sin una cultura de libros digitales, aplicaciones móviles y estudios con accesos remotos?  En lugar de protestar, injuriar o acusar sin fundamento o sin razonamientos sólidos, deberíamos escuchar a los maestros que sí buscan un crecimiento personal y profesional y que ven en sus alumnos una semilla para el conocimiento inmerso en el avance tecnológico que es la puerta para un mejor mañana.

Quien se opone a un cambio de este tipo, deja de manifiesto la mezquindad, intereses personales en los métodos tradicionales de compra del libro impreso vía ciertos distribuidores locales, claramente identificados, que han ofertado libros de texto tradicionales y se ven afectados en sus intereses; tales agentes de ventas han llegado a promover el desorden entre maestros y padres de familia, al extremo de amenazar con cerrar planteles, típico de la acción voraz, que “si no es para mí, que no sea para nadie”.

El director de COBATAB, Mtro. Erasmo Martínez, desde hace varios meses informó de esta tendencia conocida como “libros electrónicos en el celular”.  Los inconformes son precisamente los grupos editoriales que no cumplieron con los requerimientos de la institución educativa, o no presentaron sus alternativas. La Editorial Klik soluciones educativas fue la que cumplió con lo esperado.  Los distribuidores que no cumplieron las expectativas de COBATAB, representantes de Pearson, Gafra, Editorial Nueva Imagen y Anglo digital, ahora utilizan los mecanismos de ataque al proyecto y a las autoridades, atacando directa e indirectamente inclusive con pasquines y anónimos en redes sociales, buscando confundir a la comunidad y hasta ofreciendo a los maestros una retribución económica directa, por cada libro que pidan a sus alumnos que los compren. Todas estas acciones causadas por ese identificado grupo de vendedores, con tal de no quedarse con su stock, buscan vender en las próximas dos semanas lo que han llevado a algunos planteles en los que tenían cierta relación o compromisos con diversos maestros o directores, causando confusión a los alumnos y padres de familia, a los que utilizan para que a través de ellos, se emitan juicios ofensivos, acusatorios y manchados de intereses económicos claramente visibles.

No se dejaron esperar los sesgos políticos que intentan afectar a personas, instituciones o a la juventud que requiere contar con su material, fuera de incertidumbres, manipulaciones e intereses mezquinos.

Esperamos que el acceso en Tabasco a los libros en formato digital sea un caso de éxito en la comunidad tabasqueña y se actúe de forma institucional para que los alumnos y padres de familia que han confiado en el COBATAB, sigan por el camino de la tecnología, los avances en la educación, con mejores alternativas académicas que han sido acogidas por cientos de maestros con actitud de cambio y que ayudan a abatir el analfabetismo digital.



 

Print Friendly, PDF & Email